¿Expertos, o asignaturas como instrumentos de aprendizaje?

Constantemente incorporamos nuevas maneras de trabajar en el aula.
Introducimos elementos en las asignaturas, de cara a desarrollar todas las capacidades nuestros alumnos.
Cada vez más, estamos inmersos en las nuevas tecnologías. Les enseñamos nuevos programas y aplicaciones. 

El mundo cambia, y por tanto la educación también. No podemos enseñar como en el siglo XX a l@s niñ@s del siglo XXI. La forma de aprender es distinta, y por tanto la forma de enseñar también lo tiene que ser. 
"No es lo mismo 30 años de experiencia, que un año repetido 30 veces".

Pese a todo este entramado metodológico, estoy convencido de que lo realmente importante en un maestro, es su ilusión, su pasión. 
Una persona motivada, que disfruta con lo que hace, es la que puede hacer el aprendizaje emocionante. 
Un docente que se pone en el lugar de sus alumnos, que hace que se sientan importantes, que sabe que todos son diferentes y que eso es bueno,... ese docente es el que transmite. 

El profesor inolvidable no es recordado por su asignatura, sino que su asignatura es recordada gracias a él. Gracias a su forma de ser, gracias a su forma de "vivir" en el aula.


Por todo esto, las asignaturas, la tecnología, los libros de texto, pasan a segundo plano. Se tienen que convertir en lo que son; "herramientas". Instrumentos que pueden facilitar el aprendizaje. 

No somos conscientes de que muchas veces estamos especializando a los niños en vez de formarlos. Estamos haciendo expertos.
Introducimos, por ejemplo, el "ajedrez" en clase, y acabamos más preocupados de que dominen el juego, que de aprovechar el mismo para desarrollar sus procesos cognitivos.
De la misma forma, enseñamos a programar, y debemos tener claro que no queremos ingenieros informáticos. Lo que conseguimos gracias a la programación es impresionante, pero no deja de ser una herramienta más, un instrumento para aprender lo "importante". 
En mi anterior entrada del blog, hablo sobre "Scratch" porque la experiencia que he vivido y voy a seguir viviendo, ha sido apasionante. Pero tengo muy claro, que mi objetivo es "utilizar" la programación, no examinar a mis alumnos para ver si saben o no programar.

Juguemos con las matemáticas, trabajemos por proyectos. 
L@s alumn@s se merecen disfrutar de su aprendizaje. 
Utiliza las asignaturas. No dejes que ellas te utilicen a tí. 
Despierta la curiosidad en tus alumnos. 
No des respuestas, haz preguntas.  


Si has perdido la ilusión, busca lo positivo en tu clase. Tómate tu tiempo para reflexionar. Prueba algo nuevo. Seguro que te sentirás bien, como antes.

Y si estás empezando tu carrera como maestro; fórmate, sé innovador, sé crítico y aprende, pero no olvides que tu pasión por este oficio es lo que va a marcar la diferencia.

Tu misión es acompañar a tus alumnos en su aprendizaje, desarrollar al máximo todas sus capacidades, pero si quieres disfrutar, márcate como objetivo "que no te olviden nunca".



5 comentarios:

Alejandro Salas dijo...

Buen análisis! Me has hecho recordar a mis grandes maestros que he tenido.

Gorkaprofe dijo...

Gracias Alejandro!! Me alegro de que te haya gustado, y de habértelos recordado. ;-)

Un abrazo!!

Laura Fdez dijo...

Compañero, cuánto me alegro de haber encontrado tu blog!!

Josep L A dijo...

Muy buena entrada. Con tu permiso voy a utilizar un par de frases en un xat que empieza ahora.

Gorkaprofe dijo...

Gracias Laura!! Es un placer.


Josep, por supuesto. Sin ningún problema. Gracias por leer.


Un abrazo a los dos!!!

Publicar un comentario

 
;