La pregunta de las 5 es; ¿Esto Entra En El Examen?

Si os dedicáis a la enseñanza, seguramente os habrá pasado en los últimos cursos de primaria y más aún en secundaria y bachillerato, que los alumnos estén más preocupados de aprobar el examen que de contagiarse de tu emoción por enseñar.

Quizás tengo la suerte de que mis exámenes en 5º o 6º de primaria, no tienen la misma repercusión que los de cursos superiores, ni obviamente que el de selectividad (aunque este tema ya depende del sistema. Quizás para otro post).

Cuando utilizas el libro como una herramienta más, algunos alumnos (¿padres?), se sienten inseguros porque no saben qué tendrán que estudiar para el examen.
Estamos inmersos en la obsesión por examinar y sacar buenos resultados.


Yo a mis alumnos les digo que no me hagan la pregunta de las 5 es;

¿Esto Entra En El Examen?.

Intento relativizar los exámenes.
Que vean que lo importante no es "saber aprobar", sino "saber hacer". Disfrutar de las nuevas aportaciones que enriquecen sus estrategias para solucionar problemas.

Es muy motivante escuchar a tus alumnos decir;

 ¡Hala! ¡Ahora lo entiendo!

Encuentran el sentido.
Saben por qué y para qué están aprendiendo.
Desaprenden mecánicas anteriores y crean las suyas propias.


Por ejemplo;

Cuando están dividiendo y entienden por qué llevan tiempo diciendo "y bajo el cero".
Es una satisfacción para ellos descubrir de dónde vienen todos esos algoritmos.
Y lo es más aún, cuando son ellos los que generan estrategias propias para dividir. Además, se vuelven más críticos, y valoran la importancia del concepto por encima del algoritmo. Para lo segundo, usarán la calculadora.

Son conscientes, de que una vez que saben lo que quieren conseguir, todo tiene sentido.

Yo recuerdo cuando descubrí que la palabra fútbol procedía de "football". Y me di cuenta al hacer la similitud con "basketball", "handball", ... 
Y también cuando observé que el teclado llamado "qwerty", tenía relación con las letras de la primera línea de teclas del mío.


Este tipo de anécdotas, te hacen ilusionarte. 
Te proporcionan una de las mayores virtudes que puede tener un estudiante; 
"La Curiosidad". Las ganas de "descubrir".


Las claves para avanzar en este binomio de "Aprobar-Aprender", son; 
"El clima de confianza en el aula", 
y "Ser fiel a lo que intento transmitir".

Puedo tener las paredes de clase llenas de proyectos sobre el tema que estamos trabajando, o pósters con supuestamente todas las respuestas. Pero no las quito el día del examen.

Tampoco separo a mis alumnos para realizar la prueba. 


Os garantizo que su actitud ante la evaluación cambia radicalmente.
Se dan cuenta de que confías en ellos, y de que quieres lo mejor para ellos.
Te ven convencido de lo que haces, y eso contagia.

 Incluso algún alumno me ha llegado a decir en un examen;

-He mirado sin querer el ejercicio de mi compañero.


Yo les digo;

-Pues si te ha servido, escríbe que Fulanito te ha ayudado. Porque así yo también sabré dónde te atascas y podré ayudarte. Y si ves que tu compañero no ha entendido lo qué le preguntan, ayúdale sin darle la clave,  para que si no llega a la solución, yo pueda saber cómo ayudarle también.

Aprovecho estos momentos para explicar a "la clase", que si un examen sale mal, yo mejoro.

 Que gracias a sus errores yo aprendo, e intentó buscar la forma de enseñar/acompañar mejor en su proceso. 
Perciben que el objetivo de las notas puede ser otro.



¡Cambiemos la educación!;

Pongamos retos, hagamos pensar a nuestros alumnos, ayudémosles a disfrutar de su aprendizaje, transmitamos emoción.

Lo importante no es acumular información para vomitarla en un examen. 

Lo importante es "aprender".
Disfrutar es la semilla del aprendizaje real.

Dediquemos más tiempo a enseñar que a evaluar.


Animaros.
Os puedo asegurar que funciona.

2 comentarios:

aacclarebeliondeltalento.com dijo...

Gorka, emocionante. Tu si que quieres a tus alumnos, crees en ellos, les motivas, aprendes con ellos, les enseñas estrategias y habilidades para la vida, a creer en si mismos, a asumir retos, a sentirse seguros de su capacidad. Queremos que haya muchos Gorkas en la educación. Queremos este estilo de enseñanza. Nos pruebas como, dentro del mismo sistema y con los mismos escasos medios de los que otros se quejan, es posible otra forma de hacer las cosas. Admirable! GRACIAS.

Gorkaprofe dijo...

Muchas gracias por tus palabras. Es una suerte encontrar personas que valoran nuestra labor docente.

Un abrazo!!!

Publicar un comentario

 
;