Colaborar para Aprender

Son las personas las que dan sentido al aprendizaje.
La Neurociencia nos afirma que el aprendizaje es social.
Las primeras teorías constructivistas se han ido apoyando en el conectivismo, dando gran importancia a la comunicación interpersonal.
Podemos deducir que el aprendizaje se produce en interacción con otras personas. 
Las TIC son las herramientas que nos facilitan esta necesidad.

Estas ideas son el eje conductor de tres emocionantes proyectos colaborativos en los que he participado este curso.

Todo empezó con una iniciativa de Mercedes Ruiz (@londones), gracias a la cual, unas cajas "llenas de robots" iban a formar lo que yo llamé el "Kit viajero" de robótica educativa.
Un kit gratuito solidario gracias a las aportaciones de varios docentes y colaboradores a nivel nacional, que iba viajando para que varios centros tuviésemos la oportunidad de vivir la experiencia. Cada cole aportaba ideas, instrucciones, actividades, tutoriales,… que ayudasen al resto.
En nuestro caso, nos llegó de un centro de Leganés de la mano de Antonio Ruiz (@Antjueduland), y lo enviamos a l@s niñ@s de las aulas hospitalarias del hospital de Murcia.
Un proyecto "ubuntu" de tod@s y para tod@s.
Podéis profundizar en detalles en ESTE enlace.


Por otro lado, en el evento #Jespibase en Madrid, mi amigo José Blas García (@jblasgarcia) me propuso introducir la programación con Scratch y la robótica, en sus clases con los alumnos de Magisterio de la Universidad.
La idea era realizar un proyecto colaborativo Universodad-Escuela, entre mis alumnos de 6º de primaria y sus alumnos de grado de Educación Primaria. Nuestr@s alumn@s les explicaban a l@s alumn@s de magisterio de la Universidad, cómo utilizamos la programación en el aula, cómo funciona el programa, y les enviaban trabajos como ejemplo. En esos trabajos, además,  les cuentan cuáles son las cualidades de un buen profesor, y cómo les gustaría que fuesen sus clases cuando acaben la carrera y empiecen a trabajar como maestr@s. L@s alumn@s de la Universdad, nos respondían con proyectos realizados en el software de programación que les habíamos enseñado, y con creativas presentaciones en diferentes plataformas.
Como colofón final, preparamos un concurso de Scratch, donde los alumnos de primaria hicieron de jurado seleccionando los tres mejores proyectos de los alumnos de Magisterio.
En breve publicaremos una entrada explicando más a fondo este apartado.


Con todo esto en la cabeza, me di cuenta de que aún era posible otro proyecto colaborativo más para continuar este aprendizaje social. Tenía que ser dentro de mi propio centro.
Teníamos un proyecto entre mis alumnos de 6º y otros alumnos de su edad en otros colegios de España (El Kit viajero).
Teníamos un proyecto Universidad-Escuela (Con los alumnos de Magisterio de la Universidad de Murcia).
Y el tercero, fue un proyecto colaborativo entre mis alumnos de 6º y los alumnos de 1º de primaria de mi cole.

Le llamamos "Elige tu propia lectura", plagiando la saga "Elige tu propia aventura", que leímos los de mi generación cuando éramos pequeños.
Los mayores crearon un videojuego a modo de cuento interactivo, para fomentar en los “peques” la animación a la lectura. 
Los niños de primero se encontraban ante un cuento cuyo argumento y duración dependía de sus decisiones. Los de sexto incluyeron los personajes de dibujos animados más famosos del momento.
La emoción en unos y la ilusión en los otros, se plasmó en un momento entrañable e inolvidable.


Somos conscientes de la importancia del pensamiento computacional para enseñar a pensar a nuestr@s alumn@s, desarrollando, entre otras cosas, su pensamiento crítico y creativo.
Como muchas de las nuevas herramientas TIC, la programación no es ni debe ser un fin en sí misma, sino una herramienta facilitadora de su proceso de aprendizaje. Conseguimos acercarnos más a cómo aprenden, enriquecemos el desarrollo de sus procesos cognitivos, y por tanto favorecemos la adquisición de habilidades que dan significado al “saber hacer” implícito en las competencias clave. 

Pero si realmente tenemos que quedarnos con un ámbito concreto de las nuevas tecnologías, este sería el “conectivismo”. Una característica arraigada a lo largo de la historia del aprendizaje del ser humano, que nos permite conectarnos unos con otros, y en definitiva poder crecer juntos.

La colaboración es la base de esa sociedad tan soñada.
Sabemos que un mundo mejor es posible, y lo queremos conseguir entre tod@s. Ayudándonos, Colaborando.

Está cambiando la forma en la que aprenden nuestr@s alumn@s, pero lo que no cambiará nunca, es la necesidad “social” del ser humano. Aprender a “ser” va de la mano de la colaboración, de la solidaridad, de la justicia. 

El aprendizaje es mayor si “conectamos” con otras personas.


"Nota aclaratoria: Debido a la ley de protección de datos, no me es posible adjuntar fotografías de los proyectos"

2 comentarios:

María Teresa Moral dijo...

Muchas gracias Gorka por hacernos partícipes de tus maravillosos proyectos. A pesar del incierto futuro en la docencia de algunos el objetivo es claro, esa es la única vía: la comunicación y la interrelación y si es desde diferentes ámbitos, más enriquecedor aún.

Gorkaprofe dijo...

Muchas Gracias por tus palabras María Teresa!! Un abrazote

Publicar un comentario

 
;